sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Pueden convivir cobayas y conejos?


A pesar de que los conejos y las cobayas son similares y da la sensación de que pueden convivir juntos, la realidad es que no es demasiado aconsejable. Y sí, es cierto que podemos leer o escuchar: "pues yo tengo un conejo y una cobaya juntos y se llevan de maravilla". Pero que no se líen a pegarse bocados no significa que no entrañe ningún peligro su convivencia. No todos los conejos y cobayas son iguales ni tienen el mismo carácter. La edad también juega un papel importante, y hay que tener muchas cosas en cuenta. Pero si se pueden evitar riesgos innecesarios mucho mejor.

Estos dos animales son distintos, empezando por el tipo de animal. A pesar de que se encasilla a ambos animales en tiendas de mascotas y alimentación para éstos como roedores, los conejos no son roedores, son lagomorfos. Sin embargo la cobaya SÍ es un roedor.

A continuación otros motivos por los que es peligroso juntar a estos dos animales:
  • La alimentación. Las cobayas se alimentan mucho de vegetales verdes en general, cosa que los conejos no deben comer en tanta cantidad, mientras que una de las cosas que suelen tener en su dieta los conejos son los pellets específicos para conejos, sin ningún aporte de vitamina C y que pueden contener cosas no tan aptas para las cobayas.
  • Diferencia de tamaño y fuerza. Los conejos son más grandes normalmente y fuertes que las cobayas. A veces lanzan coces o patadas que pueden herir a la cobaya y estresarla. Recordemos que las cobayas normalmente son menos peleonas con otras especies y tienden mucho a huir. Por lo tanto es posible que la cobaya esté asustada atrapada en una jaula con otra especie más grande y no nos demos cuenta.
  • Actividad sexual. Los conejos suelen tener mucha actividad sexual, y si no están castrados pueden volverse bastante agresivos y herir a las cobayas.
  • Diferencia en el lenguaje. Como especies distintas que son tienen maneras distintas de expresarse.
  • Horario de dormir: Los conejos tienden a tener más actividad por la noche, mientras que la cobaya descansa a ratos durante las 24 horas del día. Por las noches la cobaya sufrirá "la fiesta" de su compañero lagomorfo.
  • La enfermedad Bordetella bronchiseptica. Por último y no por ello menos importante, esta enfermedad la puede tener un conejo sin mostrar síntomas, mientras que si esta enfermedad la contrae una cobaya puede ser mortal.
Por lo tanto, sí, es cierto que hay casos en los que estos dos animales pueden tener una convivencia sin demasiados problemas siempre que tengamos en cuenta todas sus diferencias, pero muchas veces no es así y ponemos en riesgo sobretodo a la cobaya. Por ello la mejor recomendación que os podemos dar es que si queréis juntar a vuestra cobaya con vuestro conejo, los juntéis en zonas abiertas y bajo vuestra supervisión.

0 comentarios:

Seguidores